miércoles, 16 de abril de 2008

La Biblia del Bibliófilo


En esta ocasión, y probablemente más adelante también, voy a tratar de libros que te orientan en el mundo de la bibliofília.
Hay muchas publicaciones dedicadas al libro antiguo, sobre todo desde el punto de vista de la biblioteconomía y desde el punto de vista histórico. Hay escritos artículos sobre bibliofília, sobre todo en revistas especializadas (que hay pocas) o en ejemplares no venales de las ferias del libro. Hay repertorios bibliográficos, estudios sobre las bibliotecas antiguas y modernas, historias de la lectura como la de Alberto Mangel, novelas en las que los libros tienen un protagonismo importante, como “El nombre de la Rosa” de Umberto Eco o el último éxito español de la “Sombra del Viento” de Carlos Ruiz Zafón y quizás lo sea la entrega de mañana “El Juego del Ángel”. Resulta curioso que tanto en el caso de Eco, como en del Ruiz Zafón, se repite el arcano de la biblioteca o lugar oculto con libros, casi inaccesible pero tremendamente completo, ecos de la biblioteca borgiana, tal vez ecos mas remotos de Alejandría.
En fin, no me quiero salir de la idea inicial. Hay un libro que para mi es el mejor libro escrito actualmente sobre el tema. Se trata de “La pasión por los Libros. Un Acercamiento a la Bibliofilia” de Francisco Mendoza Díaz-Maroto. De Espasa-Forum, 2002.
En él se condensan todos los temas que conciernen al coleccionismo del libro antiguo. Se divide en dos partes importantes, la primera trata los temas referentes a la bibliofilia, coleccionismo, bibliófilos, historia de bibliófilos españoles, proveedores, preceptiva en la bibliofília, etc. Que se trata tanto al principio como al final de la obra. Y la parte central, que la dedica al libro, su anatomía, los libros de coleccionista y sus variedades, la vida del libro en el tiempo y sus avatares, perfección y defectos del libro, contra facturas, facsímiles y falsificaciones.
Se echaba en falta, actualmente un libro que condensara tan magistralmente este tema, incluso con ciertas notas de humor que hacen muy amena la lectura.
Ahora bien, puestos a pedir también se hecha en falta una obra más contundente y que trate la bibliofília con mayor profundidad. Al igual que no estaría de más alguna obra mas divulgativa, que hiciera de la bibliofilia algo mas asequible, aunque el autor, en la dedicatoria al principio de la obra se considere un bibliófilo pobre, no da esa impresión durante la obra.
Yo personalmente creo que se puede ser bibliófilo sin ser rico, se pueden ir comprando cosas poco a poco, con algunos ahorrillos. No es necesario tener incunables. Hay mil variantes de la bibliofília, todas ellas igualmente encomiables, en las que no es necesario hipotecarse.
En lo que si que estoy de acuerdo es el elogio que hace en la dedicatoria, a las mujeres de los bibliófilos casados, sin cuya comprensión e infinito amor, sería imposible llevar a cabo nuestra afición.

10 comentarios:

Belén dijo...

En mi caso, es él, el que tiene paciencia conmigo y con mis libros. Saludos.

lamberto palmart dijo...

Por supuesto, la bibliofília no diferencia entre sexos. Y la bibliófila o el bibliófilo que tenemos una pareja que nos comprende, somos doblemente afortunados. Enhorabuena Belén

Anónimo dijo...

Lástima que en tan meritorio ensayo se incluya tambien el, en mi modesta opinión,muy desafortunado capítulo "Bibliofilia y mujer no casan bien". Prefiero no citar las perlas que contiene y remitir a él a quienes sientan la curiosidad de conocerlas.

Anónimo dijo...

CONOZCO PERSONALMENTE A MENDOZA, HOMBRE ILUSTRADO, BIBLIOFILO EXQUISITO, INVESTIGADOR, LIBREPENSADOR, CASI TAN IMPÍO COMO VOLTAIRE, PERO SOBRE TODO CAMPECHANO, NIHILISTAS, CASI ÁCRATA, PANTEISTA DECLARADO, AMIGO DE SUS AMIGOS, CÍNICO, DIVERTIDO Y ADMIRADOR RENDIDO DE LAS MUJERES. BAJO ESTE PRISMA HAY QUE LEER EL CAPÍTULO QUE DEDICA A LAS FÉMINAS BIBLIÓFILAS: EN CLAVE DE HUMOR RADICAL. SI UNO NO TIENE LA SUFICIENTE AMPLITUD DE ENTENDIMIENTO PODRÍA INFERIR LECTURA EQUIVOCADA. MAGNÍFICA OBRA, MEJOR AUTOR.
DIEGO MALLÉN

Masg dijo...

Que lástima que aún no llego a la Argentina. Supongo que debe estar muy interesante, al igual que "Inferno, historia de una biblioteca maldita". Saludos

Biblioaprenent dijo...

Este libro lo tengo casi como de cabecera, he aprendido y aprendo mucho con el. El (problema) es que hizo que me aficionara (demasiado) a los libros.
Hasta otra.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en que el libro engancha bastante. De todas formas, como en todo, siempre nos quedamos con lo que nos interese y pueda servir.
En mi caso, llevo cerca de seis años enganchado a este mundo. He intentado ir aprendiendo todo lo que he podido de este maravilloso mundo. También tengo el placer de haber conocido personalmente a Paco mendoza, y aunque ese capítulo que se menciona, no es de lo más acertado. No se puede negar que el autor es una autoridad en la materia. En mi opinión, la bibliofilia requiere tiempo...mucho tiempo...No se puede dominar una disciplina de estas caracteristicas en dos días.
En mi caso, mi biblioteca está centrada en: Manuales de exorcismo(siglos XVI, XVII y XVIII), y estoy empezando a adquirir algo de alquimia. También tengo algunas obras que por su interés intrínseco, se han merecido ocupar un lugar en mi biblioteca.

Un saludo para todos los que comparten esta pasión.

lamberto palmart dijo...

Amigo bibliófilo, si algún dia ves a Francisco Mendoza le dices que sería un honor que visitara mi blog.
Aun llevas poco tiempo y es cierto, nunca se deja de aprender. Digamos que hay una época en que tus conocimientos te hacen sentirte cómodo en este mundillo, pero nunca es suficiente. En cuanto a tu elección comparto tus gustos. Pero en lo tuyo concretamente hace falta un buen dominio del latín y si lo tienes disfrutaras como un enano. A mi me falta ese conocimiento y no descarto ponerme a estudiarlo pero el factor tiempo lo complica todo. Recuerdo que en una ocasión encontre la obra "El mayor Thesoro" de Ireneo Philaletes en castellano. Pero un solo taladro de polilla cercenó casi cincuenta páginas, por lo que no lo adquirí. En fin saludos y espero verte pronto por aquí.

Anónimo dijo...

Interesante obra, e interesante autor. La verdad es que desconocía este autor, aunque teniendo en cuenta que estoy empezando a adentrarme en la alquimia, es comprensible. Intentaré hacer mis primeros pinitos de bibliógrafo, y comentar alguna de mis obras, intercalada con alguna fotografía. Seguro que les resultará de interés. Todo ésto, por supuesto con el permiso del autor del blog.
un saludo.

lamberto palmart dijo...

Por supuesto que puedes hacer un blog paralelo al mio. Uno de los objetivos de mi blog es despertar del aletargamiento a los bibliófilos y es magnífico que cunda el ejemplo. Por lo qué espero que pronto te pongas manos a la obra. Y será un placer enlazarte en mi blog.
En primer lugar deberías utilizar el nombre o un seudónimo, para saber a quien dirigirme.Y para cualquier duda mi correo es, lambertopalmart@hotmail.com o ponme algún comentario en el "post" más reciente.

Saludos y hasta pronto, Anónimo