viernes, 19 de septiembre de 2008

“Medicina y Cirvgia domestica, 1705”






Cuando uno abre este libro y observa la portada hay tres cosas que llaman la atención. La primera la buena conservación de la portada que normalmente suele estar peor que el resto del libro y en este caso casi diria que el estado de la portada es mejor que el del resto del libro. La segunda, segundo el Impresor Jayme de Bordazar y Artazú. Y me llama la atención este impresor por ser valenciano y por la interrelación con otros impresores. Por lo pronto, trabajó en la imprenta de Benito Macé y en la de su viuda de la que salió para establecerse. A su vez Benito Mace es hijo de Claudio Macé, otro impresor. Y Jayme es el padre de Antonio Bordazar, también impresor, de cuyas prensas salio el “Compendio Mathemático “ del Padre Tosca, magnífica obra de la Ilustración valenciana. Pero bueno, cualquiera de los impresores aquí citados imprimió magníficos libros. Se puede decir que corría tinta por sus venas. Y la tercera, el autor Felipe Borbón, que nada tiene que ver con la dinastía real y no deja de ser curioso ser tocayo de nuestro futuro Rey. Tal vez sea este el motivo de que sea un libro raro de encontrar a la venta.


El autor Felipe Borbón y Buñisac fue un médico natural de Zaragoza, que vivió en la segunda mitad del siglo XVII. Estudio filosofía en la ciudad de Huesca y más tarde medicina en su ciudad natal, doctorándose en la misma. Perteneció al colegio de San Cosme y San Damián de Zaragoza como maestro cirujano. La escasez de profesionales médicos titulados y los deficientes conocimientos de muchos médicos y cirujanos de la época, tanto en la zona rural como en la urbana, debido al bajo nivel de enseñanza, explica la pervivencia todavía en el siglo XVIII, de una medicina domestica y popular que intentará suplir estas deficiencias. Precisamente debido a ello, tuvo difusión en la primera mitad del setecientos una literatura que buscaba ofrecer los elementos más precisos para, con su ayuda, precaverse de la enfermedad o recobrar la salud sin la ayuda técnica del médico. En este sentido debe encuadrarse esta obra de Felipe Borbón “Medicina domestica, necesaria a los pobres, familiar a los ricos. Transcrita de médico caritativo….” (Zaragoza. Domingo Gascón, 1686). De ella se hicieron reimpresiones en Madrid (1693) y en Valencia (1697 y 1705). Por lo que esta es la última edición pero la más cuidada. Se trata de una traducción de una obra francesa, a la que se le añadió en forma de “escolios” a cada uno de sus capítulos, una aportación personal fruto de sus lecturas y sus experiencias.



Debido a esa intención popularizadora, la obra está estructurada en tres partes: en la primera ofrece una lista de fármacos con sus propiedades y efectos, a la que llama “dispensatorio medicinal de los pobres”, comenzando por los medicamentos purgantes, por ser de los de más urgente necesidad para los pobres por su mala alimentación; la parte segunda de la obra describe las diferentes dolencias y los remedios específicos para cada una de ellas; finalmente la tercera parte es un autentico tratado quirúrgico , donde explica la curación de tumores, llagas úlceras e general.



Añade al final de la obra “Las Flores de Guido, nuevamente corregidas y en ellas añadido el libro de Galeno, de los tumores hechos fuera del orden de la naturaleza”. Cuando dice Guido se refiere a Guy de Chauliac (1290-1368), es otro gran cirujano medieval de la escuela de Montpellier, que completó sus estudios en París y Bolonia. En su "Gran Cirugía", sigue a los clásicos aunque realiza una aportación novedosa en el campo de la Traumatología y Ortopedia. En estas “Flores de Guido” reza al principio del escrito, que el autor es Antonio Juan de Villafranca, médico valenciano. Esta dividido en un capítulo singular, un tratado de Anatomia, un tratado de los miembros compuestos, un tratado de las apostemas, de las llagas, de las úlceras, de las fracturas, de las dislocaciones, de la sangría y por último unas anotaciones hechas por Juan Pérez de Arana, Cirujano natural de Vizcaya. Todo ello articulado a modo de preguntas y respuestas sobre los temas expuestos.
Termina el libro con el libro de Galeno citado anteriormente y el “índice de lo contenido en este libro medicinal”



Por otro lado el texto es una réplica a la obra de Juan de Vidós y Miró, sacerdote que ejerció en Zaragoza, usando remedios secretos, lo que provocó varios pleitos con los médicos de la ciudad, entre ellos Borbón.
Otros médicos aragoneses relacionados con Felipe Borbón fueron:

Antonio Borbón e Izquierdo.” Dichos, hechos y derechos tutelares de la antigua fábrica de la tríaca magna de Andrómaco, contra la moderna innovación” (Zaragoza, 1725)

Miguel de Borbón y Berné. 1691-1763. “Flumen vitale y Quatro liquidorum dissertationibus….” (Zaragoza. J.Malo 1736).

Jerónimo Soriano. Médico de la ciudad de Teruel.”Methodo de curar las enfermedades de los niños” (Zaragoza. Domingo Gascón 1690). “Libro de experimentos médicos, fáciles y…” (Tuvo 15 ediciones de 1598 a 1700)

Juan de Vidos. 1645-1710. A propósito de su polémica con F. Borbón publicó el manifiesto apologético. En 1691, publicó el libro de medicina que más ediciones alcanzaría en su época (10) “Medicina y Cirugía racional y espagírica, con su antidotario de rayces, Yerbas, semillas, frutos, maderas, aguas, vinos, etc... medicinales”. Propugnaba una línea terapéutica marcadamente natural. Curaciones expuestas a modo de breves historias clínicas.





Respecto al libro físico esta bien conservado. Solo alguna ligera mancha de humedad. El papel no es de buena calidad, por la cantidad de fibras que se le aprecian y lo tosco al tacto, pero aun así, se aguanta bien. Repito que la portada está envidiable. La encuadernación es actual, (calculo que veinte o treinta años) no ha mi gusto pero bien hecha. Pasta española, con una rueda en los planos; lomo cuajado con nervios y un tejuelo muy digno. Las guardas son de papel aguas artesanal; un detalle. El pie de imprenta reza: “Con licencia: En Valencia, por Jayme de Bordazar y Artazú, Año MDCCV. A costa de Thomas Montes, Mercader de Libros”. Es un 4º, 4h + 348pag. + 3h + 2 hojas blancas.

En definitiva es un buen libro de medicina del XVIII y muy representativo de la medicina que se usaba en el Reino de Aragón.

2 comentarios:

David Hernández dijo...

Me ha encantado tu blog, gracias por tus comentarios al mio. Estos libros son increibles, de una gran belleza.

Anónimo dijo...

Estos libros están a la venta?