miércoles, 29 de abril de 2009

“Historia del Cielo o nuevo aspecto de la Mithologia” 1773-1779









Estos dos volúmenes aparecieron ante mi un poco por casualidad, no tenía ninguna referencia bibliográfica de ellos, es más ignoraba su existencia. Tampoco sé cual fue el motivo que obligó a mi mano a levantarse hasta lo alto de sus lomos para asirlos y hojearlos. Su sucia encuadernación en pergamino no era motivo suficiente. Estaban rotulados como “Historia del Cielo” 1 y 2. Creo que sería la palabra Historia la que me llamo la atención, tal vez esperaba una especie de narración del libro del Génesis algo heterodoxa o fuera de lo común, o tal vez alguna rara historia sobre los planetas al modo de la obra “Viage estático al mundo planetario” del ilustrado Lorenzo Hervás y Panduro. Pero la intuición me decía que no era una repetitiva Historia Sagrada, como podía trasmitir el escueto titulo en un primer momento.




En primer lugar lo hojee con avidez y observé en el primer volumen unos cuantos grabados, la mayoría de índole egipcio y otros de secundarios dioses y personajes mitológicos griegos y romanos. Al mirar el titulo en la portada entendí que era una historia mitológica. Luego no me cuadró el autor, el Abad Pluche, el autor del “Espectáculo de la Naturaleza” pequeña obra enciclopédica de dieciséis volúmenes. Aun me desconcertó más el segundo volumen. Al hojearlo, aparecieron ante mí palabras como, encantos, talismanes, alquimia, invocaciones, etc. Con detenimiento leí el prólogo del traductor e indicaba que era el colofón de la obra de Pluche, “El Espectáculo de la Naturaleza”. Evidentemente tenía que completar mi pequeña enciclopedia ilustrada.



Ciertamente la obra es curiosa porque admite una segunda lectura. Evidentemente el autor trata de todas las falsedades, supersticiones y falsos dioses censurando y desautorizando sus principios contrarios a la Iglesia, no de manera muy profunda, dos tomitos no dan para mucho, pero si tocando todos los palos. Por poner un ejemplo, los grandes libros sobre brujería y demonología han sido precisamente los que han tratado de su reprobación como, ya que he empezado a citarla, la obra de Pedro Ciruelo “Reprouacion de supercherias y hechicerias” o el famoso “Malleus maleficarum” de Heinrich Kramer y Jacob Sprenger. De esta forma el Abad Pluche desmarcándose un poco de la orientación de su anterior obra nos sumerge en un mundo un poco oscuro y olvidado.



Muestra un gran interés por las deidades egipcias, a las que dedica gran parte del primer tomo. Casi es un pequeño tratado de egiptología, antes de los grandes descubrimientos. No aporta nada nuevo en la época pero si le da al público hispano la oportunidad de conocer someramente la cultura egipcia, que hasta el momento que yo sepa, no tenía una gran difusión.
Voy a trasladar los índices que dan una clarísima idea del contenido de la obra:
Volumen 1:
Prólogo del Traductor.
Plan de esta Obra.
Orden de las láminas y explicación del frontispicio.
Lib.I. El Cielo Poético, pag 1
Cap. I. Origen de los nombres que dio la antigüedad a diferentes partes del Cielo, 4.
II. Las Neomenias, 9.
III. Las Invenciones del Zodiaco, 16
IV. La Invención de la Escritura Symbolica, 23.
V. Symbolos mas frecuentes y afición a las Alegorias. 24.
VI. Otros vestigios de la antigüedad de las Figuras Symbolicas.
VII. Origen de los Symbolos Egypcios: el Laberynto. 29
VIII. Descripción de los Symbolos Egypcios. 42.
IX. Continuación de los Symbolos Egypcios. 55.
X. Symbolos del año Solar. Año Solar Osiris, 60.
XI. Año Civil. Isis, 66.
XII. Las Labores, o año Rustico. Horo, 72.
XIII. Continuación de los diferentes trabajos del año, 75.
XIV. Harpocrates o la Policia, 82
XV. Ceremonias Symbolicas, memoriales de los sucesos pasados, 90.
XVI. Continuación de los Signos de las cosas pasadas, 97.
XVII. Animales vivientes hechos Symbolicos, 105.
XVIII. Symbolos y ceremonias mortuorias, 108
XIX. El Cielo Poetico. Cap. II.
XX. Theogonia, o Symbolos personificados., 108.
XXI. Dios, el Sol y Osiris confundidos o equivocados, 123
XXII. Jehou, Ammon, Neptuno, Pluton, 127.
XXIII. Isis, la Reina del Cielo, 130.
XXIV. Horo, el establecimiento de las leyes.
XXV. Menes, falsedad de la Chronologia Egypcia, 134.
XXVI. Anubis, Loth y Esculapio, 141.
XXVII. La Propagación de los Dioses Egypcios y progresos de la Idolatría, 144
XXVIII. Los Dioses de Egypto comunicados al Asia y Europa por los Phenicios, 145.
XXIX. El Rey, la Reyna del Cielo y exercito celeste, 149
XXX. Moloch, Baal, Adonis, y Achad, 150.
XXXI Carro del Sol, equipages de los Dioses, 152.
XXXII. Isis, Balsamina, Hammalta, la Reyna del Cielo Aserot, Asterot, Aprodite, 154.
XXXIII. Deyo, Dione, Diana, Heeates y Artemisa, 161.
XXXIV. Cybeles, 168.
XXXV. Venus, Ilithye, Militta, 170.
XXXVI. Palas, Pales Minerva, 177.
XXXVII. Dagon. 183.
XXXVIII. Minos, 184.
XXXIX. Dionisio, Bacho, 192.
XL. Apolo, Beleno, Latona, 209
XLI. Marte, Hezo, 216.
XLII. Hercules, 218.
XLIII. Vulcano, Ephastos, Mulciber, 220.
XLIV. Atlas, 224.
XLV. Heros, el Amor, Hymeneo, 230.
XLVI. Proteo, 233
XLVII. Mercurio, Hermes, Camilo, 236.
XLVIII. Dédalo, Ícaro, 247.
XLIX. Los Cadires de Samothracia, 256.
L. Apolo, las Musas y las Gracias, 258.
LI. Las Furias Parcas y Harpías, 265.
LII. Belerphonte, Perseo, Andrómeda, 268.
LIII. Niobe, 272.
LIV. Argos, 277.
LV. Circe, 280.
LVI. Las Sirenas, 284.
LVII. Las Methamorphosis y Phantasmas, 286
LVIII. La Genealogía de los Dioses, 289.
LIX. Saturno, 295.
LX. Origen de los animales Sacros, y del a Metempsicosis, 303.
LXI. Los animales Sacros venerados con culto religioso, 306.
LXII. Origen de Apis y Mnevis, 309.
LXIII. Pruebas del culto dado a estas divinidades Estrangeras, 313.
LXIV. Python o Typhon, 319.
LXV. Secreto de los mysterios Egypcios, 325.
LXVI. Recapitulación de esta Obra, 353.
LXVII. Explicación de las plantas de Egypto, 361.



Volumen 2:

La adivinación. Página 1.
Las influencias. Pág. 9.
La adivinación por las entrañas. Pág. 10.
La adivinación por las Serpientes. Pág. 13.
Los Encantos, Pág. 15.
La Astrología, Pág. 17.
El Poder de los Planetas. Pág. 22.
El Origen de la Semana. Pág. 24.
Origen, y falsedad de las Sybilas. Pág. 33.
Origen, y poder de los Talismanes. Pág. 35.
Las influencias climatericas, Pág. 37.
Origen de la Alchimia. Pág. 40.
Las invocaciones del Demonio. Pág.41.
La Cosmogonia. Pág. 52
El caos, o materia primera de los Philosofos. Pág. 54.
Los principios de los Alchimistas, Pág.59.
Los principios de las composiciones conocidas. Pág. 77
La materia primera de los Philosofos Griegos. Pág. 117.
El mundo aristotélico, y elementos de los Peripatéticos. Pág. 129.
El de Epicuro. Pág. 149.
El de Gasendo. Pág. 151.
El de Descartes. Pág. 154.
El de Neutón. Pág. 212.
Dictámenes sobre la Physica de Neutón. Pág. 233.
La Physica de Moyses. Pág. 255.
Consecuencias de la Historia del Cielo. Pág. 286
Advertencia sobre el origen de la idolatría. Pág. 328.

La edición del segundo volumen se pospuso seis años. Seguramente la temática de este segundo tomo como vemos en el índice no terminó de ser del agrado de las autoridades eclesiásticas. Alguna pista nos da de ello Fr. Pedro Rodríguez en el prólogo del traductor cuando dice, “Lector amigo: Há mucho tiempo, que tengo ofrecida esta segunda Parte de la Historia del Cielo. Pero no fue omisión mia, el que salga tan atrasada. Algunos enfadosos estorvos aún me hicieron recelar, que no saldría a la luz. “. Igualmente un poco mas abajo nos da el sentido de la Obra. “Apenas hay Capítulo en esta Obra, cuyo contenido no se dirija a hacernos palpables muchos rasgos de la Sabiduría, y Bondad infinita hasta en la mas despreciable criatura. Las doctrinas de este templado, y piadoso Autor, van tan enlazadas con las verdades theológicas, y de fe, que solo hacen un cuerpo de sólida instrucción, y providad.” Y así es, se atacan y reprueban las actuaciones impías, dentro del estilo de la obra de Feijoo.



Las treinta y una láminas que acompañan al primer volumen son de una calidad, digamos que para salir del paso, pero su iconografía tiene cierta belleza por lo elemental de las representaciones, rayando en la inventiva en algunos casos.
Los dos tomos son en 4º, encuadernados en pergamino, con una sencilla rotulación en el lomo. El primer volumen tiene algunas manchas de oxido que se forman en la periferia de las páginas, cosa que no ocurre en el segundo.
El primer volumen esta impreso en Madrid, en la Imprenta de Pedro Marín en 1773 y se vende en casa de Miguel Escribano. Y contiene frontis. + Portada +15h de preliminares + 375 Págs. El segundo volumen está igualmente impreso en Madrid pero en la Imprenta de Pantaleón Aznar en 1779 vendiéndose en la misma librería. Contiene Portada + 7h. de preliminares + 340 Págs. + 2h de tabla.

5 comentarios:

Galderich dijo...

Una auténtica maravilla. Los grabados es cierto que no son de una gran calidad pero... si de una belleza entrañable.
El índice que nos reproduces invita a leer cada uno de los capítulos con temáticas muy curiosas para la época.
En fin, internet está muy bien para encontrar libros concretos pero qué haríamos sin poder pisar las librerías en busca del libro que nos llama en medio de los estantes.
Como siempre digo cuando me preguntan qué temática busco: "yo no busco, encuentro"
Felicidades por los dos volúmenes juntos editados con tantos años de separación.

DIEGO MALLÉN dijo...

¡Ah el abate Noel Pluche! que recuerdos más agradables me traen sus obras. L'spectacle de la nature fue una de mis primeras adqusiciones una mañana, sábado primaveral de París, allá por 1982.

Esta edición española es estupenda y es mucho más admirable en sus figuras algo sencillas e inocentes que las planchas perfectas, matemáticas, cobres precisos de las producciones francesas. Bueno, todas tienen su encanto.

Libro estupendo y comentarios amenos. ¡Enhorabuena!

Un abrazo fuerte y bibliófilo.

PS: Apiano se queda...

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Lamberto.
Bello e interesante libro el que nos presentas.
Como menciona Galderich el atractivo índice es una verdadera invitación a su lectura.
Los libros que se prestan a una segunda lectura, son maravillosos ya que tratando de desacreditar, ocultar, o desprestigiar un tema, en ocasiones se convierten en la huella mas clara de su existencia, como en los casos que mencionas.
Saludos bibliófilos.

rui dijo...

Libros preciosos por su temática, que me hay fascinado hace mucho tiempo.
Los grabados a pesar de no ser de una gran calidad, pero en su sencillaza son muy atractivos y bien encuadrados en lo texto.
El índice que nos reproduces es una invitación por hacer su lectura.
Te felicito por los libros y de los compartirlos con nosotros.

Internet nos permite de cambiar opiniones y de compartir un poquito de nuestros libros, haciendo con qué la bibliófila no se queda solamente por los “ratones de librerías y bibliotecas”… hay un aire más puro debajo de un Sol que se torna cada vez más brillante!
Saludos bibliófilos

lamberto palmart dijo...

En efecto Galderich, libros y bibliófilos se encuentran fruto de la casualidad, lugares, momentos y circunstancias son los engranajes que mueven la formación de nuestras bibliotecas.

Amigo Diego, Algo tiene la obra de Pluche que la hace pilar maestro de la estructura de una biblioteca.Su pequeña enciclopedia el "Espectaculo de la Naturaleza" ya sea en francés o en español, es tan sencilla y amena que la hacen de fácil lectura en cualquier ocasión. ¡Ah! Recuerdos a Apiano, dile que me alegra que se quede.

Marco Fabrizio, siempre me han gustado los libros que emanan cierta intriga o que permiten segunda lectura. Acertado tu comentario que agradezco sinceramente.
Mi profundo apoyo a Mexico en esta delicada situación que a todos nos puede afectar. Un fuerte abrazo.

Rui, gracias por tu apreciación y buena reflexión la de Internet con la esperanza de un brillante futuro para la bibliofilia en simbiosis con la Red.

Saludos bibliófilos para vosotros, Lamberto Palmart.