jueves, 7 de mayo de 2009

“Theurgia general y específica” – 1747

.








Hace poco tiempo en el blog de “Marcas Tipográficas” venía un artículo sobre las exposiciones en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla, en la Universidad Complutense. En dicho artículo se enlazaba con la web de esta biblioteca y a través de ella se puede acceder al histórico de exposiciones; que por cierto es un placer dar una vuelta virtual por todas ellas y observar las distintas joyas bibliográficas que se exponen. Del 15 de Enero al 28 de Febrero de 2007 tuvo lugar la exposición denominada “La Biblioteca Mágica”. Entre los libros allí expuestos se encuentran tres títulos parejos a los de mi biblioteca, la “Philosophia Secreta” de Juan Pérez de Moya, la “Magia natural” de Hernando Castrillo y la “Theurgia General” de Juan Bernardino Roxo. Creo que a cualquier bibliófilo le puede llenar de orgullo ver como sus libros, sus títulos, se muestran en exposiciones monográficas de esta categoría.

Antes de continuar os voy a contar una breve anécdota, que sirve de preámbulo a la presentación de este libro.
Entre otras cosas me gustan los minerales, son pequeñas maravillas de la naturaleza, sus colores y formas caprichosas son ejemplos diminutos de las bellezas que nos regala la Tierra. Por otro lado y en general, son pequeños, fáciles de manejar y es una delicia contemplarlos, admirar sus colores y formas. Y en ocasiones al incidir sobre ellos un rayo de luz desprenden hermosos destellos que hechizan. Claro está también me preocupa su origen, composición, estructura cristalina, etc.
En Valencia se celebra en el mes de noviembre una feria de minerales, en un hotel de la ciudad, donde se reúnen comerciantes y coleccionistas. El salón se queda pequeño y entre tanta geoda, piedras preciosas, fósiles y la enorme cantidad de focos que alumbran los puestos, da la impresión de encontrarte en una escondida cueva de la Arabia Feliz, donde algún pequeño califa ha escondido sus tesoros. De manera que andaba yo merodeando entre los puestos buscando alguna piedra llamativa y me paré ante un tenderete que tenía trozos de meteoritos de diversos tamaños. El vendedor que no había vendido demasiado esa mañana atendió a una chica que estaba a mi lado. La chica, interesada por los meteoritos, le consulto acerca de las propiedades de estos. El vendedor le dijo que era una aleación níquel-hierro con una estructura cristalina. La chica le dijo “no, no… me refiero a las propiedades curativas, si viene de las estrellas… ¡tendrá propiedades maravillosas! El vendedor le respondió “Usted cree que si las piedras preciosas, minerales y meteoritos tuvieran algún tipo de propiedades ocultas, ¿no me habría beneficiado ya de ellas, al estar continuamente en contacto con gran variedad y cantidad de piedras? La chica se dio media vuelta y se fue. El vendedor enfadado me dijo “Si le hubiera dicho que comprando un gran meteorito, su suerte crecería en relación a su tamaño, le hubiera vendido un buen ejemplar”

Pues este libro tiene parte de culpa en todo esto, tan habitual en nuestros tiempos. Remontándonos a siglos pasados, la visión mítica de las piedras preciosas, relacionada con la astrología, no acaba con la llegada de lo que podríamos considerar ya como ciencia, en el Renacimiento. Por el contrario, a lo largo de los siglos posteriores podemos encontrar múltiples libros en los que una parte importante de su contenido está dedicado a las "piedras", preciosas o no, consideradas desde el punto de vista de la "magia natural". Las fuentes de información en las que se apoyan estos libros son los autores grecorromanos, aderezados con las fantasías que iban incorporando los distintos autores filosóficos cristianos (como San Isidoro) y los lapidarios medievales.

Existe algún ejemplo anterior a la publicación de la “Theurgia”, como la obra de Gaspar de Morales “Libro de las virtudes y propiedades maravillosas de las piedras preciosas”, publicado en Zaragoza en 1605. Trata de las piedras fundamentalmente desde el punto de vista medicinal, basándose en los lapidarios medievales (Marbodeo y Camilus Leonardus) y en Agrícola. Su visión astrológica, o alguna de sus interpretaciones bíblicas, hizo que fuera incluido en el Índice de libros prohibidos. Igualmente podemos citar la popular obra de Jerónimo Cortés “Fisonomía y varios secretos de naturaleza” publicado inicialmente en Valencia en 1594, reeditada varias veces en los años siguientes, incluso en pleno siglo XIX. Libro que es una amalgama de recetas domésticas, trucos de juegos de manos y mitos absurdos, tomados de Aristóteles, Plinio, Alberto Magno o Aranda. De todos modos, aunque carece de interés científico, siempre puede encontrarse un dato anecdótico real, como la presencia de "jacintos", es decir, granates, junto a una fuente en las afueras de Toledo.
Lo mismo que el libro de Gaspar de Morales, el de Cortés tuvo problemas con la inquisición siendo también expurgado en 1741.



Otros libros en los que se trata también de piedras preciosas de la misma forma son el de Hernando Castrillo, “Historia y magia natural, o Ciencia de la filosofía oculta”, siendo la primera edición de 1649 por Diego Pérez Estupiñan en Trigueros. El último en el XVIII, es el que hoy nos ocupa, el de Juan Bernardino Roxo,“Therurgia general y específica de las graves calidades, maravillosas virtudes y apreciable conocimiento de las más preciosas piedras del universo” publicado en Madrid por Antonio Marín en 1747 en 4º, 36h + 343 Págs.

Hasta el siglo XIX, la mayor parte de los escritos españoles sobre gemas se encuentran como capítulos dedicados a las piedras preciosas en las obras de "magia natural" o de "secretos de naturaleza".

Del autor poco sabemos. Consultando en la Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana Espasa Calpe, nos dice que “fue un escritor español del XVIII, residente en Sicilia. Escribió dos obras escénicas, tituladas respectivamente: “El amor correspondido sin poder lograr su centro” (Mesina, 1713) y “El esclavo de María”, y el libro “Ilustraciones varias” que citó Clemencín en sus notas al Quijote. Este escritor cultivó también la poesía.” Me llama la atención que no se cite la Theurgia en la Espasa.
En la portada del libro nos dice, “Juan Bernardino Roxo, Capellán Mayor Jubilado , Delegado Apostólico, con facultades de Vicario General de los Exercitos Cathólicos en las Expediciones de Orán, penúltima de Italia, y electo que fue para la que se hacía en Mallorca en el año de 1740 e Inquisidor en ellos, etc.”
La obra “Theurgia General” aparece en varias bibliografías: Palau 276.251, Bibliografía Mineral , 1871-2 de Maffei & Rua Figuera y Gemology Bibliography de Sinkankas, 1993. nº 5599.



Paso a relataros el contenido de este libro y algunos detalles curiosos. El autor lo que realmente a hecho es una recopilación del tema, sacando información de muchos autores, que va indicando en apostillas marginales. Realmente en la cuestión de las piedras, no aporta nada nuevo pero Roxo se aplica lo de que “Si copias un libro de un solo autor es plagio, pero si copias de muchos es investigación”.
Lo primero que aparece en los preliminares después de la portada es la dedicatoria del libro, que va dirigida a, resumiendo, Dña. María Spinola y Sylva, Condesa de Siruela. Graciosísima carta en la que después de subrayar la importancia del linaje de la señora, pasa a enumerar virtudes varias, misericordia, nobleza, valor, justicia, etc. Y luego dice “En consecuencia de que la cierta, y mas firme nobleza, consiste en poseer, y practicar las ya referidas cinco virtudes, sería conveniente reconocer, por algún indicio, las personas más aptas para ejercerlas; y así digo, que de la excelencia de la hermosura, composición del cuerpo bien formado, y perfectamente de buena estatura corporal, es indicio, y argumento fuerte de la bondad interior, y del valeroso ánimo,” y así continúa haciendo un discurso que se podría resumir en “que s e mueran los feos”. Por lo visto el dicho inquisidor , Don Juan Bernardino, estaba prendido de la hermosura de su mecenas, incluso hace hincapié en ello más adelante.
Continua con dos aprobaciones, dos licencias, “Tabla de los Ordenes contenidos en este Libro”, “argumento y observación que podrá tener el piadoso, prudente y cortesano lector” y para terminar los preliminares, una “carta admirable y digna de toda consideración” y después de tan largos preámbulos empieza el Orden primero. El Libro está dividido en XXIII Ordenes (capítulos), cada Orden en noticias, y cada párrafo está numerado consecutivamente al igual que las noticias, desde el primer Orden al último con un total de LXXIII noticias y 257 párrafos. Esto en la parte dedicada a las piedras, en las que se numeran algunas conocidas, otras con nombres arcaicos y otras desconocidas, así habla del diamante, esmeralda, jaspe, jacintho, Onyx, piedra iman, piedra coral, etc. O la Amethysto, Piriter, Eliotropi, Selenite, etc. Y otras más fantásticas, piedras Bezar , anillo de Giges, piedra de los dragones, piedra de música, piedra de sabor de comida, piedra del sol, etc. Hay otros capítulos dedicados a los espejos, a las tazas y vasos de los agüeros, de los prodigiosos colosos y estatuas, sepulcros y exequias de la antigüedad, de los significados de los colores, de las banderas e incluso un Orden dedicado al desastroso final de famosos hombres.


Roxo utiliza, como he dicho antes numerosa bibliografía para la confección de su obra. Entre ellas hay algunas conocidas como “Historia y Magia Natural” de Castrillo, que es utilizada innumerables veces a lo largo de su libro y realmente calca sus citas, otras obras utilizadas son el “Dioscórides” de Laguna,“Secretos de la Naturaleza” de Jerónimo Cortés, “Theatro de los Dioses” Fr. Baltasar de Vitoria, Plinio, Arnaldo de Vilanova, Schedel, S. Isidoro, Félix Palacios, etc. Luego me llama la atención dos obras utilizadas, según Roxo “Recreación de Curiosos” del Abate Diego de Zúñiga, que es una obra en italiano de este jesuita titulada “La Ricreazione de’ Curiosi” 1706. Palau 381592. Otra obra muy citada y utilizada es la de Cesar de la Rivera “Mundo Mágico”, esta me ha costado más trabajo averiguar algo de ella, pero al final se trata de Cesare della Riviera “ Il mondo magico degli heroi, nel quale con inusitada chiarezza si trata qual sia la vera Magia naturale e como si posa fabricare la Pietra de’ Filosofi, unico instrumento di tale scienzia, narrandosi ad uno gli mezzo un perfecto Heroe” Francesco Osanna, Mantua, 1605.
Cesar de la Rivera (1538-1620) es considerado un hermetista tremendamente oscuro y de difícil lectura, a pesar de los esfuerzos que hizo Julius Evola, en el estudio introductorio de su reedición, en 1932. Esta obra también se hallaba en la biblioteca del oscense Juan Vicencio de Lastanosa, erudito, coleccionista, mecenas, intelectual, amante de las ciencias y curioso de la Alquimia, junto con otras obras herméticas.



Cuando termina Roxo sus disertaciones acerca de las propiedades de las piedras, nos regala el “Discurso Giganteo, dividido en dos consideraciones y estas en vetinocho excessos” Curiosa exposición sobre gigantes y enanos, tratado de forma anecdótica y no como un tratado escabroso de teratología.
Termina la obra con una narración, que no viene al caso, titulada “Vida y sucessos del fingido Obispo Griego Francisco Camacho”, chocante narración aventurera de un iletrado que debidamente entrenado se hace pasar por Obispo, realizando todos los menesteres de su condición, recorriendo toda España hasta que lo pillan en Sevilla, Según el autor los hechos son verídicos y el protagonista terminó trabajando de lacayo en casa de la familia del autor.

Como veréis libro curioso de principio a fin.

9 comentarios:

rui dijo...

Las piedras siempre tuvieran muy importancia en el desarrollo de la Humanidad: se hicieran los primeros objetos cortantes, con ellas se hay producid el fuego (por la primera vez), se hicieran los primeros monumentos religiosos, se hicieran (y se hacen) joyas. Por eso es muy fácil comprender la relación de las piedras con el oscuro y su poder mágico!
Tu excelente libro, de una muy buena calidad grafica, y tu narrativa, de lectura siempre muy agradable, hacen qué este artículo sea mas un marco para el conocimiento bibliófilo.
Los libros que tú citas son una invitación para otra lectura para profundar nuestros conocimientos sobre esta temática.

Te envío este enlace:
http://www.bnportugal.pt/index.php?option=com_content&view=article&id=362:estrelas-de-papel&catid=138:2009&Itemid=416
para pudieres tomar conocimiento de una exposición que se hace en la Biblioteca Nacional del mío país en Lisboa, por qué creo que tu gustarías mucho de visitarla.
Saludos bibliófilos

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Lamberto.
Que libro tan increíble nos has presentado. Como siempre, lo acompañas de un profundo y revelador estudio que lo hace en extremo interesante.
(me encanto eso de: autores filosóficos cristalinos). Enorme satisfacción debe de ser, poseer los tres ejemplares que conforman la que denominaron como "Biblioteca Mágica" Felicidades y gracias por compartirlo.
Saludos bibliófilos

lamberto palmart dijo...

Rui, en efecto las piedras han sido instrumemtos primigenios del hombre, con lo cual, con el transcurso de los siglos se han convertido en iconos y transmisores de las ideas y esperanzas del hombre. Desde la "Piedra Filosofal", panacea universal, las gemas, diminutos contenedores de vanas ilusiones y promesas de sus poseedores, a los marmoles y elementos constructivos que el hombre a transformado en obras de arte.

Que buena exposición la que me enlzas. La importancia de los libros de astronomia en Portugal se hace patente en su tradición marinera. ¡Lástima que me pille tan lejos!

Marco Fabrizio, me alegra que te guste este curioso libro, creo es una muestra de que el hombre siempre ha necesitado de la fantasía y en cierto modo de la mitología. Cambiando en cada época histórica, pero teniendo siempre en común el sueño y la ilusión.

Saludos bibliófilos a ambos.

DIEGO MALLÉN dijo...

¡Qué libro tan interesante amigo Lamberto! Tu librería de antiguo científico-técnica-astronómica no tiene parangón. Genial la anécdota del meteorito. ¡Enhorabuena!

Bibliòfil amateur dijo...

Otra magnífica entrega Lamberto! Que afortunado eres de disponer de libros tan curiosos. Debes disfrutar muchissimo ojeándolos e investigando... Y lo que queda por venir :D Saludos de un aprendiz! ;)

lamberto palmart dijo...

Amigo Diego, la verdad es que me reí muchisimo con esta anecdota, la parte negativa es que esto es más habitual de lo deseado en este mundillo, y el ético vendedor que por querer ser coherente con sus convicciones, había perdido más de una venta en su negocio.

Bibliofil amateur, gracias por tus comentarios y enhorabuena tanto por tu incipipiente blog, como por la pasión con que has tomado tu recién iniciada afición.

Saludos bibliófilos a ambos.

Galderich dijo...

Lamberto,
En tu exhaustivo artículo sólo le encuentro a faltar un dato importante y de interés para el resto de los biblíofilos: se realizó un facsímil en la Libreria París-Valencia en el 2001 a partir de un ejemplar de la Biblioteca Nacional de España.
No es lo mismo, naturalmente, pero siempre ayuda a poderlo leer (si no tenemos la suerte de poseerlo) y a recordar a buenos amigos bibliófilos.
Un abrazo calcòfilo.

lamberto palmart dijo...

Gracias Galderich, por tan ineludible referencia, que ademas me trae agradabilisimos recuerdos de un entrañable encuentro de amigos bibliofilos.

Saludos calcófilos.

ramonmayrata.com dijo...

Felicitaciones. Excelente. Gracias por su generosidad al compartir sus conocimientos.
ramonmayrata.com blog de historia de la magia (ilusionismo o prestidigitación)